Opinión de experto 

Seis razones por las que la automatización se va a acelerar


Durante mucho tiempo, la automatización ha formado parte intrínseca del sector manufacturero ya que las empresas tratan de mejorar la productividad y elaborar productos de alta calidad con un estándar específico. Sin embargo, creemos que el nivel de automatización va a experimentar un incremento acusado a medida que la innovación desencadene una nueva revolución de fabricación inteligente.

En el corto plazo, la pandemia de Covid-19 ha puesto el foco sobre la necesidad de automatización, pero también vemos otras razones estructurales por las que la automatización va a experimentar un repunte.

  1. La pandemia de Covid-19 y el distanciamiento social/disponibilidad de los trabajadores

Si las empresas tenían la necesidad de convencerse de los beneficios de la automatización, la crisis del Covid-19 ha apuntalado los argumentos. La actividad en múltiples sectores se fue paralizando a medida que la pandemia avanzaba debido a las órdenes de confinamiento.

Incluso a medida que se retoma la actividad, las medidas de distanciamiento social pueden limitar la capacidad de muchas fábricas. Por lo tanto, un nivel elevado de automatización ofrecería un beneficio obvio en términos de productividad e implicaría una menor probabilidad de suspensiones operativas en el futuro.

  1. Crecimiento del comercio electrónico

El aparentemente imparable ascenso del comercio electrónico es otra tendencia que la pandemia ha impulsado, ya que muchos consumidores han optado por las compras en línea debido al cierre de las tiendas físicas. Pero, en cualquier caso, esta es una tendencia que ya estaba en auge.

Incluso antes del Covid-19, el sector de la automatización de almacenes había sido testigo del crecimiento más rápido en la adopción de automatización de los últimos años. Como el comercio electrónico ha logrado una mayor penetración debido a la pandemia, creemos que esta tendencia se acelerará.

  1. Mayor innovación en robótica

Los avances en robótica e inteligencia artificial (IA) han creado robots que desempeñan muchas más tareas que en el pasado. Las mejoras en la tecnología integrada, como los sistemas de visión en 3D, suponen que los robots puedan “ver” dónde se encuentran en el espacio. Esto ha provocado el ascenso de los “cobots” (robots colaborativos), que pueden trabajar de manera segura junto a empleados humanos y cuentan con un abanico más avanzado de capacidades, que se expanden sobre todo a tareas no repetitivas.

De la mano de este abanico más amplio de capacidades viene un conjunto más amplio de aplicaciones. En el pasado, la automatización se ha vinculado estrechamente con el sector de la fabricación de automóviles, pero los robots se usan cada vez más en industrias tecnológicas y de otro tipo como la producción de bebidas y alimentación. Ahora los robots pueden salir de su ámbito tradicional y llevar a cabo procesos manuales más flexibles, como tareas de ensamblaje e inspección.

Las innovaciones dentro del campo de la comunicación también desempeñan un papel protagonista en la adopción de automatización. La latencia es un grave problema para los instaladores de robots; si se tarda demasiado en recibir y procesar las instrucciones, entonces el uso de robots queda necesariamente mucho más limitado. Las nuevas redes de comunicación inalámbricas y 5G suponen que teóricamente se podrían resolver los problemas de latencia, y también podrían permitir que la IA con tecnología de nube se introduzca en la ecuación con el fin de que nuevos mercados se abran a la robótica.

Asimismo, a medida que las innovaciones aumenten, las economías de escala harán que se reduzca el coste de producir y comprar tales robots. Como resultado, es probable que su uso se generalice en un abanico más amplio de industrias a medida que los factores económicos hagan que sea más asequible.

  1. Nuevo enfoque sobre la resiliencia de la cadena de suministro

El Covid-19 también ha puesto claramente de manifiesto la importancia de unas cadenas de suministro sólidas y flexibles, y esto llega tras el turbulento 2019 cuando las tensiones geopolíticas entre los EE. UU. y China llevaron a las empresas a replantearse sus cadenas de suministro.

La repatriación de las cadenas de suministro, una regionalización más profunda de las cadenas de suministro y el aprovisionamiento dual (uso de dos proveedores) son opciones que las empresas están barajando ahora mismo. El hecho de que las perturbaciones provocadas por los confinamientos se hayan producido en diferentes regiones y en diferentes momentos ha puesto de manifiesto que las cadenas de suministro no tienen la suficiente resiliencia.

Un reciente estudio de Bank of America Merrill Lynch ha señalado que el 83% o más de los sectores que dependen de cadenas de suministro en el extranjero están considerando o han implantado un plan para cambiar las cadenas de suministro, siendo un factor clave la capacidad de automatizar fábricas más cercanas a sus mercados nacionales.

  1. Demografía

Una quinta consideración estructural es la demografía. La población en edad de trabajar en los cinco países con mayor producción manufacturera del mundo ha comenzado a disminuir. Esto incluye a China. En los EE. UU., la edad media de los trabajadores manufactureros es ahora dos años mayor que la media nacional, y un 25% de los trabajadores manufactureros tiene más de 55 años. Esto ha supuesto que se produzcan las mayores diferencias en cuanto a capacidades de las que se tiene registro con respecto a compañías manufactureras; así lo asegura un reciente estudio de Richmond Fed.

¿Cómo resolvemos esta cuestión? La robótica y la automatización son la solución obvia.

  1. Mayor atención sobre la eficiencia y sostenibilidad energéticas

Recientemente, en los mercados desarrollados se han presentado paquetes de estímulo fiscal dirigidos a reflotar las economías que sufren con la pandemia. La práctica totalidad de la atención se ha centrado en la sostenibilidad y en soluciones que resuelvan la crisis del cambio climático cuando se revitalice la demanda.

Creemos que la automatización desempeña un papel protagonista a la hora de mejorar la productividad manufacturera y, por lo tanto, la eficiencia energética. Por ejemplo, las innovaciones más recientes están ayudando a reducir la necesidad de supervisión humana en las cadenas de producción, aumentando así el rendimiento y rebajando la cantidad de residuos de producción.

Podemos concluir que existen numerosas razones por las que las empresas estén dispuestas a adoptar una mayor automatización en sus actividades. Esta opinión también se basa en una encuesta propia que ha realizado nuestra Unidad de Inteligencia de Datos. Su encuesta ha puesto de manifiesto que todos los tipos de empresas prevén un crecimiento de su presupuesto para la automatización industrial en los próximos dos o tres años.

475670-automation-charts_ES_Chart-1_770px.png

La encuesta concluyó que el sector manufacturero no encabeza este fenómeno, sino que las empresas que con más probabilidad prevén aumentar sus presupuestos son las de almacenaje y logística y, por lo tanto, cuentan con un mayor potencial de crecimiento en automatización.

475670-automation-charts_ES_Chart-2_770px.png

Como inversores, esto nos resulta muy interesante porque confirma que las empresas que producen robots no solo confían en los clientes tradicionales del sector automovilístico para crecer. La demanda se está extendiendo a otras áreas de la actividad manufacturera, saliendo de las fábricas y llegando hasta la cadena de suministro y la red logística.

La automatización puede suponer para todos los sectores mayor productividad, menores costes laborales y mayor eficiencia energética. Las recientes innovaciones conllevan que los robots son ahora más hábiles que nunca y tienen unos usos más extensos, lo que significa que la demanda de automatización está pisando el acelerador y está dejando de ser tan cíclica.

La automatización es solo una de las áreas de la temática de inversión de fabricación inteligente. También vemos un gran potencial de crecimiento en equipos de fabricación avanzada (como láseres), proveedores de análisis de software y datos, proveedores de material avanzado y expertos de distintas áreas, que ocupan una posición única en ciertos mercados finales para capturar el valor de estas innovaciones.